La Jungla 4.0: Un dinosaurio en plena era digital

Por

February 15, 2013Especiales1 Comentario

La Jungla 4.0La cuarta entrega de Jungla de Cristal tardó más de la cuenta, debido a un guión que no se adaptaba a las expectativas de Bruce Willis – pues él, como otras franquicias del mundo del cine, es productor de la misma, como sucede con Tom Cruise y Misión Imposible -. Lo mismo ocurrió buscando al director idóneo del mismo, hasta que se optó por el irregular Len Wiseman, responsable – entre otras películas – de la saga Underworld o el reciente remake de Desafío Total.

Una vez solventado este problema, se dio forma a la que sería la cuarta entrega de la franquicia, titulada en Estados Unidos como Live Free or Die Hard y que en nuestro país pasó a llamarse La Jungla 4.0 para gloria de los traductores patrios, estrenándose el 7 de septiembre de 2007.

La película está adaptada en base a un artículo del periodista británico John Carlin llamado Farewell to arms (adiós a las armas) que escribió para la revista Wired Magazine, a cerca de la guerra de información – es decir, crear una guerra digital con ordenadores -. Algo que, de algún modo, nos supondrá un cambio radical con respecto  al resto de películas de la franquicia.

John McClane en plena era digital

El film nos introduce una vez más en la vida del policía John McClane que esta vez, y para desgracia nuestra, está fuera de servicio. Este momento de asueto lo aprovechará el astuto McClane para vigilar los pasos de su hija, Lucy Gennaro Mary Elisabeth Winstead -, la cual está pegándose un fileteo con su no novio en el coche.

No tardará demasiado en aparecer John e imponer orden, pues cazará a los dos jóvenes y dará inicio a una curiosa discusión entre padre e hija, en la que la testaruda Lucy mandará a padre y no pretendiente a irse, siendo insistente, ante todo, contra su progenitor.

Tras esta disputa, John recibirá una llamada en la que tendrá que llevar a un hacker informático, Matthew Farell – interpretado por Justin Long – hasta Washington para hacerle un interrogatorio, pues la División de Seguridad Informática del FBI está teniendo problemas y quieren atajar el entuerto antes de que sea demasiado tarde y no cunda el pánico entre los ciudadanos a nivel nacional, antes del día más importante del país: el 4 de julio, día de la Independencia de Estados Unidos.

Como es evidente, la vida de Farrell está en peligro. Un grupo de ciberterroristas comandado por Tomas GabrielTimothy Oliphant – es el responsable de este ataque informático, además de la desaparición de otros hackers en extrañas circunstancias, y, siendo lo más obvio, nuestro héroe tendrá que pararle los pies para que su país no viva uno de los días más negros de su historia.

Mucho humor de la mano de Willis

Así, a grandes rasgos, estas  son las líneas maestras del argumento de esta película que puede chocar a más de uno por desmarcarse de lo visto anteriormente en la saga. Pese a todo ello, el producto ofrecido es muy bueno como película de acción, destacando el papel de Bruce Willis, que logra ofrecernos una interpretación verosímil – pese a las situaciones un tanto rocambolescas que veremos a lo largo del film – además de su toque personal como actor de películas de acción, con sus chistes, frases lapidarias y el carisma que sólo él es capaz de desprender.

John McClaine

Respecto al resto de reparto no hay nada que achacar, pues cumplen sobradamente su papel y cometido. Podría habérsele pedido un poco más de esfuerzo a Timothy Olliphant a la hora de encarnar al villano de turno, dar órdenes con cara de mala hostia no es ser el malo de la función, pese a querer aparentar ser inteligente y un tío sin escrúpulos.

Rematando que es gerundio

Pese a este pequeño matiz, la cinta es una película de acción de corte clásico – a pesar del moderno argumento en que se basa su trama – pudiendo disfrutar de un espectáculo de impecable factura gracias al uso de stuntmans – dobles en las escenas de riesgo – en la cual el uso de efectos especiales generados por ordenador es de uso puntual.

Un producto la mar de entretenido que hará las delicias de los amantes del cine de acción y, sobre todo, a los seguidores y admiradores tanto de la franquicia como de Bruce Willis. Altamente recomendada.

¿Sabías que…?

  • Larry Rippenkroeger, doble en las escenas de riesgo de Bruce Willis, casi muere realizando esta película: cayó desde una altura de 7 metros rompiéndose ambas muñecas, fracturándose el cráneo – además de parte de su rostro -, un pulmón perforado y varias costillas rotas. Afortunadamente el especialista sigue en activo.
  • Durante la película podemos observar el juego para XBOX 360 de Epic Games, Gears of War. Curiosamente, ambas veces que aparece está siendo jugado por hackers.
  • Uno de los primeros guiones para la película se llamaba Tears of the Sun (Lágrimas del sol). Al final se abortó esta idea inicial para la saga Jungla de Cristal, pero no cayó en saco roto: este concepto siguió adelante, transformándose en la película del mismo nombre protagonizada por Bruce Willis en 2003.
  • En los créditos de inicio podemos ver cómo el nombre de Kevin Smith va desapareciendo hasta formar la palabra Sith. Este hecho no es para nada un error, pues el actor y director es un gran seguidor de la saga de La Guerra de las Galaxias y quiso homenajear a la franquicia de George Lucas de esta forma.

La Jungla 4.0 ~ Trailer en castellano 

One Respuesta to “La Jungla 4.0: Un dinosaurio en plena era digital”
  1. Platero

    Vi este finde “La Jungla, un buen día para morir”, y he de decir que me ha decepcionado.

    En primer lugar, la química entre padre e hijo es inexistente, aparte de que el hijo de Willis en la ficción es un personaje arisco, apático y sin sentimientos, la relación padre-hijo de este film para mí deja mucho que desear.

    Aparte, Willis está muy descafeinado, y solamente suelta un par de gracias, con lo malacostumbrados que nos tiene a ello…

    Si a eso añadimos una total ausencia de personajes secundarios memorables (ya sean cómicos o no), y un paisaje sombrío y triste (¡ay, Rusia!) durante toda la película, solamente nos quedan algunas escenas de acción bien rodadas (aunque alguna peca en larga), y…
    Bruce Willis, que a mi parecer no logra salvar esta secuela, que la verdad, tras ver la cuarta (que me encantó), esperaba algo mucho mejor.

    Un saludo cinemníacos.

Responder