The Imitation Game: Un correctísimo y tardío homenaje a Alan Turing

The Imitation GameA veces la persona a la que nadie imagina capaz de nada, es la que hace cosas que nadie imagina. Escucharás esta frase tres veces a lo largo de The Imitation Game si decides viajar al pasado durante 114 minutos, para conocer parte de la triste vida de Alan Turing de la mano de Benedict Cumberbatch.

Morten Tyldum eligió con sabiduría a Cumberbatch para interpretar al que fue matemático, lógico, científico de la computación, criptógrafo y filósofo británico alrededor de 1940. Turing ayudó a descifrar durante la Segunda Guerra Mundial los códigos secretos nazis que contenía la máquina Enigma. Lejos de ser considerado un héroe al salvar millones de vidas, fue condenado por “actitud indecente” al descubrirse su homosexualidad. El galardonado actor también británico que más de un lector/a relacionará con Sherlock, se mete en el papel con una gran intensidad transmitiendo al espectador un cúmulo de emociones como la soledad, la incomprensión, el dolor o la vulnerabilidad en una historia que recuerda, inevitablemente, a otra emotiva película estrenada hace más de una década: Una mente maravillosa.

Deja a la sombra al resto del reparto pese a la voluntad de Mark Strong, Charles Dance y Matthew Goode entre otros, aunque cabe destacar también que más de un personaje queda a medio dibujar en The Imitation Game, que cuenta por cierto con una ambientación histórica muy cuidada y una música, fotografía y dirección artística inmejorables.

THE IMITATION GAMENo es el caso del de Keira Knightley aunque su rostro no cambie sea pirata, duquesa, cantante… Tal vez influye que nunca ha sido santo de mi devoción. No sé qué opinión tendrás tú sobre ella y su capacidad de actuar pero a mi todavía no me convence pese a notar cierto avance tanto en The Imitation Game como en Begin Again.

Y por si alguien se pregunta qué actor se mete en la piel del Alan Turing joven que se deja ver en algún que otro previsible flashback, se trata de Alex Lawther y apuesto a que le espera un futuro prometedor.

Por último, entre los puntos débiles de The Imitation Game (Descifrando Enigma) se encuentran errores históricos o cambios que su guionista, Graham Moore, decidió realizar con el fin de primar la emoción en la cinta. Por mencionar un par, Turing jamás llamó Christopher a ninguna máquina y el descifrado de Enigma no se llevó a cabo por seis personas sino por más de cien.

En definitiva The Imitation Game no decepciona pero tampoco resulta memorable, por lo que no le hago un hueco en Recomendaciones pese a calificarla con una buena nota.

Mi nota: 8/10

5 Respuestas to “The Imitation Game: Un correctísimo y tardío homenaje a Alan Turing”
  1. Eloy

    Coincido contigo en lo de Keira, ya lo hemos hablado más de una vez. La peli está bastante bien pero no es de esas que dices “Dios, tienes que verla.”. Eso sí, tiene una historia de amor triste y compleja de trasfondo que te hace recordar viejos tiempos en los que tantas cosas estaban prohibidas… sobre todo ser el raro, y al fin y al cabo es esa la dura moraleja de la película. Da igual qué tan bien hagas que… En fin muy trágico todo, sobre todo el final y hasta aquí leo que no quiero resolver el enigma 😉 Un besete y a ver cuando nos damos un viaje a la nieve, ¿no?

    • irenukii

      ¡Bu! Tan trágica como la vida misma. En la trama final eché en falta unos cuantos minutos más de drama, jaja. ¡Un abrazo enorme y lo del viaje, ya hablaremos!

  2. Juan

    Espero poder ver esta película pronto. Tú critica ha intensificado las ganas de verla. Saludos.

  3. Felix Redondo

    Muy bien por Alan Turing que con su ayuda los nazis lo tuvieron más difícil. Lástima que encima de contribuir a la sociedad fuera rechazado por ser homosexual. Paradojas. Tengo que ver la peli.

  4. Ana Sanso

    Hola íre..me encanto la critica, conseguiste darme ganas de verla. Soy devota de una mente brillante….abrazo y mil cariños

Responder